Ventana v8.0

Va CFE en contra de tendencia en pensiones

cfe

El acuerdo entre la CFE y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm) va en contra de los sistemas de pensiones mundiales que buscan apartarse de esquemas de alto privilegio en los que el Gobierno subsidia en exceso, señaló la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

A nivel mundial, explicó, los sistemas de pensiones se están moviendo a un punto medio de equilibrio entre lo fiscalmente sostenible y lo socialmente justo que no beneficie a unos cuantos, y lo que hizo CFE con las pensiones de sus trabajadores es una mala señal que va en contra de todo esto.

«Lo que está pasando en CFE es una señal contraria a lo que está pasando en el mundo, incluso de lo que ha pasado en México, se puede catalogar como una contrarreforma al sistema de pensiones, son sistemas viejos, obsoletos, que en ninguna parte del mundo han sido sostenibles.

«Al rato van a tener un problemón para financiar la reducción (de 10 años) en la edad de retiro; no han dicho cómo, pero ya se sabe, lo van a tener que enfrentar con recursos públicos, con los mismos que genera CFE y si no les alcanza van a tener que recurrir tal vez a algún mecanismo de deuda», dijo Jorge Sánchez, director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación.

Las pensiones públicas del País se pagan con los recursos de todos los contribuyentes y de las empresas, por lo que estas pensiones tan generosas como las que accedió a otorgar la Comisión a los afiliados del Suterm van a ser financiadas por todos los que pagamos impuestos, enfatizó Sánchez..

Bajar la edad de retiro es muy favorable para su grupo de trabajadores, pero va tener un impacto negativo en las finanzas públicas porque van a jubilarse más jóvenes y no es lo mismo pagar una pensión a una persona de 55 años que de 65 años, diferenció.

Cuando los sistemas son muy generosos con los participantes surgen varios problemas: uno es la falta de sostenibilidad fiscal y dos, que un grupo de la sociedad se está llevando un beneficio por el que otros pagan, generando inequidad entre segmentos de la población.

Casos como el de Pemex e IMSS, en el que sus trabajadores perciben remuneraciones adecuadas por su trabajo y además tienen una alta pensión, se consideran un beneficio no proporcional, ya que otros trabajadores en México no tienen esa ganancia.

Para solucionar las problemáticas inherentes a sistemas sostenibles hay que hacer que estos esquemas tengan un balance actuarial razonable, recalcó Fundef.

El País debe modificar los regímenes de privilegio excesivo en las pensiones de los trabajadores del Gobierno federal y estatal para lograr un balance fiscal y justo que no beneficie sólo a unos cuantos.

A %d blogueros les gusta esto: