Ventana v8.0

Donald Trump aceptó la candidatura republicana a la presidencia de EEUU

trump presidencia

El presidente estadounidense, Donald Trump, aceptó este jueves la nominación del Partido Republicano para optar a un segundo y último mandato presidencial en las elecciones del 3 de noviembre, en las que se enfrentará al aspirante demócrata, el exvicepresidente Joe Biden.

Trump comenzó su discurso mencionado el duro momento por el que atraviesan algunos sus ciudadanos que enfrentan el huracán Laura.

“Nuestros pensamientos están con toda esa gente maravillosa que acaba de enfrentar la furia del huracán Laura”, dijo el presidente de EEUU.

“Con el corazón lleno de gratitud y un optimismo sin límites, acepto profundamente esta nominación para la Presidencia de Estados Unidos”, dijo Trump en su discurso ante la Convención Nacional Republicana, pronunciado en directo en el jardín sur de la Casa Blanca ante alrededor de 1.500 personas, sentadas en sillas juntas y sin apenas mascarillas.

“Esta es la elección más importante en la historia de nuestro país”, agregó.

Sobre el coronavirus dijo que “están enfrentando al enemigo (la pandemia)”. “Fabricaremos una vacuna antes de fines de año o quizás antes. Derrotaremos al virus”, dijo.

Trump aseguró que la elección se juega entre “el sueño americano” y un socialismo “demoledor” y describió a Biden como el “destructor de la grandeza estadounidense”.

Trump resaltó los grandes logros de su gobierno y se mostró como el presidente del pueblo. “No he hecho otra cosa que pelear por ustedes”, dijo. “Hice lo que el establishment político nunca se esperaba, cumplí mi promesa”.

“No he hecho otra cosa que pelear por ustedes”, dijo. “Hice lo que el establishment político nunca se esperaba … Cumplí mi promesa”.

Desde los jardines de la Casa Blanca, se presentó como el guardián de los valores estadounidenses al cerrar un cónclave partidario celebrado en gran parte en formato virtual, pero que nunca dejó de ser un espectáculo sobre Trump.

Trump anunció la compra de 150 millones de pruebas rápidas de COVID-19 como parte de un acuerdo con el grupo farmacéutico Abbott por un total de 750 millones de dólares.

donald trump republicana

Los fuegos artificiales pusieron fin a la velada después de que durante cuatro días un desfile de acólitos lo elogió como un virtuoso económico, defensor de la vida y de Dios, y firme en la aplicación de la ley y el rechazo al “socialismo”.

Pero la segunda nominación del magnate republicano, de 74 años, llegó en medio de una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes, con más de 179.000 muertos por COVID-19, 10,2% de desempleo, y masivas manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial.

Las protestas, salpicadas por actos de violencia, tienen en vilo a Kenosha, una pequeña ciudad en Wisconsin, donde el domingo un policía blanco le disparó por la espalda a un joven negro, Jacob Blake. Y el miércoles, un adolescente blanco, supuestamente partidario de Trump, fue detenido sospechoso de matar a dos personas y herir gravemente a una tercera durante enfrentamientos la noche del martes.

Mientras los demócratas han denunciado “racismo sistémico” en las fuerzas policiales, Trump prometió “restaurar la LEY y el ORDEN”.

“No toleraremos saqueos, incendios provocados, violencia y anarquía en las calles estadounidenses”, tuiteó, sin mencionar hasta ahora lo ocurrido a Blake.

Trump presentó como “el único que se interpone entre el sueño americano y la anarquía, la locura y el caos totales”.

Los estadounidenses “no van a estar a salvo en un Estados Unidos gobernado por Joe Biden”, dijo Pence.

Los demócratas también acusan a Trump de negligencia en la gestión de la pandemia.

El mensaje de Trump sobre este tema generó expectativa, dado que estuvo casi totalmente ausente de la convención excepto por las palabras de compasión de la primera dama, Melania, quien reconoció el martes el impacto del “enemigo invisible” y el dolor y angustia que ha generado.

Rezagado en las encuestas en estados clave para ganar la elección, y con 58,2% de los estadounidenses no conformes con su manejo de la COVID-19, según el sitio web FiveThirtyEight.com, no sorprenderá que Trump saque un conejo de la galera cuando hable esta noche flanqueado de banderas estadounidenses en la Casa Blanca.

Entre las estrellas de la noche estuvieron presentes dos asesores muy cercanos del presidente: su hija mayor Ivanka Trump, y el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani.

Ivanka Trump
Ivanka Trump durante su discurso en la convención republicana. REUTERS/Kevin Lamarque

Ivanka comenzó su discurso presentado a su padre como el “presidente del pueblo”.

“Reconozco que el estilo de comunicación de mi padre no es del gusto de todos. Y sé que sus tuits pueden no tener filtro. Pero los resultados hablan por sí mismos”, dijo la hija del mandatario.

“Mientras nuestra nación atraviesa este duro momento, rezo por las familias que han perdido a sus seres querido, y por aquellos que batallan contra el coronavirus”, dijo Ivanka.

La gran final de la convención republicana estuvo exenta de polémica. Elegir la Casa Blanca como telón de fondo del discurso de Trump desdibuja las líneas tradicionalmente respetadas entre las funciones del presidente y los actos del candidato.

Los demócratas han dicho incluso que viola la Ley Hatch, que prohíbe a los funcionarios federales participar en actividades políticas en propiedades gubernamentales.

Información: Infobae

A %d blogueros les gusta esto: