Ventana v8.0

Investigan al gobernador de Tamaulipas por presuntos vínculos con el Cártel del Golfo

Cabeza de Vaca

El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, se encuentra en el ojo del huracán. El mandatario estatal emanado del Partido Acción Nacional, es investigado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), de la Fiscalía General de la República, por presuntas operaciones con recursos ilícitos provenientes del narcotráfico.

El último escándalo, en el que se ha visto involucrado García Cabeza de Vaca, y que advierte que se habría favorecido de presuntas ganancias del crimen organizado, salió a la luz pública tras 10 meses de seguimiento al gobernador y la obtención de evidencias (telefónicas) en poder de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), y la Unidad de Inteligencia Financiera, que contribuyó con pruebas contra Cabeza de Vaca por enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y defraudación fiscal.

La investigación —que ha marcado estos días a fuego la gestión del gobernador de uno de los estados más violentos de México— incluye al círculo familiar más cercano del panista, quien también ha fungido como alcalde, diputado federal, local, senador y funcionario del gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

García Cabeza de Vaca presuntamente construyó un patrimonio inmobiliario, sobre todo en Estados Unidos, con recursos que no se justifican legalmente.

El pasado 11 de julio, la FGR turnó a la SEIDO el caso de corrupción, para la apertura de una carpeta de investigación. Esta indagatoria se suma a las denuncias del morenista, Alejandro Díaz Durán, quien acusó a García Cabeza de Vaca de tener vínculos con el Cártel del Golfo y Los Zetas.

En 2016, en medio de la campaña por la gubernatura de Tamaulipas, Héctor Crescencio de León Fonseca, alias el “R3″, líder del Cártel del Golfo, acusó a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, entonces candidato al poder estatal, de recibir pagos de dicho grupo criminal.

El “R3″, capturado el 7 de enero de 2016, en Altamira, Tamaulipas, declaró ante policías federales: “Tengo conocimiento que mi jefe el “R2″ y/o el “Toñín”, identificado como Marco Antonio Haro Rodríguez, le entrega dinero a un político de nombre Francisco Javier Cabeza de Vaca. Esto lo sé porque cuando le entrego el dinero que recojo, él me menciona que ese dinero es para el político Cabeza de Vaca”.

El año pasado fueron colocadas dos narcomantas en las que, presuntamente, el Cártel del Golfo acusó al gobernador de recibir 15 millones de pesos de la organización criminal para su campaña electoral, y le reprochó por no cumplir con un presunto acuerdo de “permitirles operar” en el estado.

Información: Infobae

A %d blogueros les gusta esto: