Saltar al contenido

A 12 de los 32 superdelegados de AMLO los señalan por nepotismo y corrupción, y ya hay sanciones

Al menos 12 de los 32 coordinadores estatales del Gobierno federal, figura cuestionada por debilitar al contrapeso e incentivar el clientelismo, no están exentos de señalamientos.

Una persona con discapacidad se acercó al Presidente Andrés Manuel López Obradordurante su visita a Guadalajara, Jalisco, para la entrega de Programas Integrales de Bienestar.

–Ayúdenme, mire cómo estoy– le comentó.

–¿Ya te censaron? –le cuestionó el mandatario, a quien, es sus palabras, la escena “le partió el alma”.

–Sí, ya me censaron, pero ¿cuándo va a llegar la ayuda? –le cuestionó.

El Presidente jaló al delegado en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, ex candidato a la gubernatura del estado por Morena. El Gobierno federal estableció a 32 delegados que coordinan los programas federales con los gobiernos locales y encabezan un “minigabinete” de subdelegados de seguridad, economía, comunicaciones y transportes, y de bienestar en cada entidad.

–Ven y escucha esto. En vez de estar diciendo que en Jalisco, en Puebla, en Tabasco o en Chiapas hay pleitos y platicándome de la politiquería, en vez de eso, lo que me importa es que se termine el censo, lo que me importa es que pronto se resuelva el apoyo a la gente –le dijo López Obrador, de acuerdo con lo que el mismo Presidente narró al día siguiente en el mitin de Puebla celebrado también para la entrega de apoyos sociales.

Frente a los asistentes al mitin, el Presidente dirigió un mensaje a los delegados: “Aquí hay que trabajar 16 horas diarias por el pueblo, para que entre más pronto podamos implementar todos los programas, más beneficios para la gente”.

En diciembre López Obrador ya había reprendido también al delegado de Nayarit Miguel Ángel Navarro Quintero por no tener listo el censo de los afectados por el huracán Willa.

SANCIONES, NEPOTISMO, CHAPULINES… 

La Secretaría de la Función Pública investiga al delegado de Jalisco Carlos Lomelí. El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el viernes pasado que si está implicado en actos de corrupción, va a ser denunciado e incluso expulsado del Gobierno federal.

La organización Mexicanos contra la Corrupción reveló que familiares y colaboradores de Lomelí Bolaños forman parte de una red de empresas que venden medicamentos a gobiernos. Esas compañías, algunas denunciadas por vender medicamento falso y por sobreprecios, ya han recibido contratos de la actual administración federal por un monto de más de 164 millones de pesos.

Además, en 2008 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ubicó a su empresa Lomedic por presuntos vínculos con el ex cártel de los Amezcua Contreras. En 2017, la misma dependencia registró a otra de sus empresas, Servicios Educativos y de Negocios, por estar presuntamente relacionada con la organización criminal operada por Raúl Flores Hernández, vinculado al Cártel Jalisco Nueva Generación.

El diario Reforma también informó que Lomelí ha obtenido en 13 años contratos por siete mil millones de pesos en 17 estados a través de 21 compañías, y sus familiares-socios que están en esta red empresarial también ocupan cargos de elección popular, sobre todo en Jalisco.

Lomelí Bolaños no es el único superdelegado cuestionado.

Guillermo Novelo Solís es delegado en Durango, a pesar de que en 2018 la Comisión de Honestidad de Morena lo sancionó por dos años porque simuló un proceso de elección interna en 2015, además de manipular actas del partido. Esta Comisión interna también sancionó por medio año al delegado en San Luis Potosí Gabino Morales Mendoza por violencia de género contra una funcionaria pública.

Cuando era dirigente de Morena Hidalgo en 2018, el ahora delegado Abraham Mendoza Zenteno fue señalado por consejeros morenistas de permitir entrar al partido a Gerardo Sosa Castelán, líder del grupo La Sosa Nostra, que controla a la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH).

Además, hay chapulines que brincaron del PRI, PRD o PAN y cinco que en elecciones pasadas de 2015, 2017 o 2018 intentaron ser Gobernadores del estado que ahora coordinan por parte del gobierno federal: Víctor Manuel Cosío en Baja California Sur; Delfina Gómez Álvarez en el Estado de México; Miguel Ángel Navarro Quintero en Nayarit; Joaquín Díaz Mena en Yucatán; y Pablo Sandoval Ballesteros en Guerrero, hermano de la Secretaria de la Función Pública Irma Sandoval.

Otros familiares de la “4T” es el delegado en Puebla, Rodrigo Abdalá Dartigues, sobrino del titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz; y la delegada en Zacatecas, Verónica Díaz Robles, cuñada del coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila.

Y el ex delegado y recién candidato ganador a la gubernatura de Baja California, el empresario Jaime Bonilla Valdez, es acusado de gestionar a favor de una compañía.

Después de ser uno de los cinco directores de Agua de Otay, en San Diego, California, y Diputado del Partido del Trabajo en 2012, Consolidated Water Company pudo lucrar con agua potable de Baja California, de acuerdo con el periodista Ricardo Ravelo que cita una investigación de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Categorías

Sin categoría

Súmate México Ver todo

Noticias y Actualidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.