Saltar al contenido

Peña dejó en PGR la foto de sus 6 años: derroche, amiguismo, miles de carpetas a la deriva, desvíos…

La entonces Procuraduría General de la República (PGR), que estuvo sin titular durante el último año del sexenio de Enrique Peña Nieto, fungió como refugio de diversos personajes políticos cercanos al círculo peñista y practicó los “carpetazos” a casos de alto impacto, como el del ex agente Tomás de Zerón Lucio;el ex titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin; los ex Gobernadores Humberto Moreira Valdés, Javier Duarte de Ochoa y César Duarte Jáquez, y el ex Secretario adjunto priista, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, entre otros.

Desde la Constitución de 1917, la seguridad y la justicia se han hallado “al servicio” del poder político y económico, y en contra de los derechos humanos más elementales de los mexicanos, determinó apenas hace unos días el Fiscal Alejandro Gertz Manero, quien recibió una Fiscalía General de la República (FGR) donde “se favorecieron y encubrieron” los delitos de los miembros y favoritos del poder, y hubo gastos innecesarios.

En un país de fosas con más de 40 mil desaparecidos, niveles de violencia históricos y liderazgo en corrupción e impunidad a nivel internacional, el Ministerio Público federal acumuló más de 300 mil averiguaciones previas y carpetas de investigación sin resolver, sumadas a las 30 mil recibidas en esta administración, y más de 21 mil órdenes de aprehensión incumplidas, por lo que no se alcanza más del 5 por ciento de sentencias del total de casos, reportó Gertz en sus primeros 100 días de gestión.

“La procuración de justicia no sólo fue lenta, sino también inoperante en el sexenio anterior; una procuración de justicia selectiva; es decir, algunos casos eran más importantes que otros y algunos por los intereses detrás de ellos no se procesaban”, coincidió Maximiliano García Guzmán, politólogo y abogado de la UNAM especialista en Gobierno y Asuntos Públicos. “Si esa práctica va a continuar con algunos funcionarios que permanezcan en la Fiscalía [como Felipe Muñoz, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales], es un tema que habrá que estar vigilando”.

El viernes pasado, el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, denunció ante la Fiscalía General al ex encargado de despacho, Alberto Elías Beltrán, por atraer el caso “Operación Justicia Chihuahua” a nivel federal y con ello presuntamente obstaculizar el proceso penal contra Alejandro Gutiérrez, ex Secretario general adjunto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), acusado por el presunto desvío de 250 millones de pesos de la Secretaría de Educación estatal para financiar campañas en nueve estados durante las elecciones de 2016, en el Gobierno de César Duarte Jáquez, cuyo proceso de extradición sigue pendiente. Gutiérrez fue recientemente declarado culpable por el otro desvío de 1.7 millones de pesos a través de dos de sus empresas.

Pero cada ex Procurador acumuló a sus “protegidos”, afirmó el académico García Guzmán.

“Fue clara la intención y el perfil que tuvieron los Procuradores en la época de Peña Nieto. Gran parte de su labor fue proteger al círculo cercano del Presidente; eran a modo”, aseguró.

“Espero equivocarme, pero la Fiscalía actual no se está alejando de una influencia política porque si bien se han anunciado compromisos importantes, como la investigación de los 43 normalistas y el caso de Lydia Cacho, no estamos viendo a figuras centrales del régimen anterior siendo investigadas, como del caso Odebrecht. Y si esto llega a ocurrir, será en momento clave donde la investigación tenga mayor impacto político y electoral”, agregó.

Información de Sin Embargo mx

Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.