Ventana v8.0

Rafael Ochoa de regreso al SNTE

  • En medio de acusaciones de que Juan Díaz de la Torre, quien acaba de solicitar licencia,  apoyó la Reforma Educativa y “se arrojó a los brazos de Aurelio Nuño”, surge la versión de que el Profesor Ochoa podría retomar las riendas del sindicato magistaerial más grande de latinoamerica a través de “proceso democrático abierto y transparente”

Especial de Pasaporte Informativo/

La licencia definitiva de Juan Díaz como Presidente Nacional del SNTE cierra un capítulo de los obscuros de esta organización sindical.  En medio de acusaciones de que Juan Díaz de la Torre, quien acaba de solicitar licencia,  apoyó la Reforma Educativa y “se arrojó a los brazos de Aurelio Nuño”, surge la versión de que el Profesor Ochoa podría retomar las riendas del sindicato magistaerial más grande de latinoamerica a través de “proceso democrático abierto y transparente”.

Durante su gestión, Díaz de la Torre mostró que una organización sindical no hace  liderazgos. Pesan sobre su desempeño, acusaciones que traicionó y desconoció a Elba Esther Gordillo y se “arrojó a los brazos de Aurelio Nuño” entonces Secretario de Educación Pública.

Sin reparo alguno y en contra de los intereses de sus agremiados, se convirtió en vocero de la reforma educativa sin importar la afectación a los derechos laborales de los maestros. La irritación de los trabajadores de la educación no se hicieron esperar y pronto se dieron cuenta que Juan Díaz no representaba los intereses de la base. Fracaso tras fracaso, Juan Díaz llega al final de una gris aparición en la escena política del país.

Más allá de los fracasos personales de quien quiso ser y no pudo, la coyuntura que enfrenta ahora el SNTE es una oportunidad para reconstruir liderazgos democráticos y sólidos. Si la apuesta es la democratización de la organización sindical, el escenario se presenta para reivindicar las figuras dirigentes que tienen arraigo y presencia en la base magisterial.

Mucho se ha comentado el regreso de Elba Esther, sin embargo, esa posibilidad se reduce en un contexto de alta incertidumbre y polarización política. Para algunos otros, es la oportunidad de que la siempre aguerrida CNTE dirija al sindicato más grande de nuestro país. No obstante, la dinámica de esa corriente magisterial no augura una fuente de estabilidad interna.

Ante este escenario, emerge la posibilidad de que el profesor Rafael Ochoa Guzmán retome la dirigencia sindical en un proceso democrático, abierto y transparente. Razones para este escenario hay varias. Además del liderazgo que le reconocen propios y adversarios, el ex senador cumple con el perfil político que se requiere en estos momentos, tanto para el sindicato como para la reforma educativa que impulsará el gobierno de López Obrador.

Internamente, dicen loes expertos, Ochoa Guzmán puede ser el equilibrio entre fuerzas centrífugas que querrán apoderarse de la organización sindical. Por el lado gubernamental, la capacidad política que ha mostrado puede contribuir al diseño e implementación de una política educativa incluyente.

El magisterio tiene una enorme oportunidad de recuperar el espacio y reconocimiento que perdió con Juan Díaz de la Torre. El asunto es que logren un proceso democrático del que emane un liderazgo con arraigo, capacidad política y sensibilidad social.

A %d blogueros les gusta esto: