Ventana v8.0

Problemas para Felipe: El juicio del Chapo paraliza los aportes para su partido

El giro que dio esta semana el juicio contra Joaquín Guzmán Lorera en EU repercute en los futuros planes políticos de la familia Calderón. El comentario ayer martes en una reunión entre algunos ejecutivos en el club de industriales de Polanco era que las revelaciones sobre Genaro García Luna -poderoso secretario de Seguridad en el último sexenio panista-, y los sobornos que habría recibido del crimen organizado, siempre según los dichos de Jesús Zambada, podían expandirse la semana que viene.

De hecho un importante directivo de la banca compartió a sus pares un artículo el martes pasado en The New York Times donde se explica que la semana que viene habrá declaraciones explosivas contra Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Es decir, nuevas declaración a las que ya hizo el abogado del Chapo Guzmán.

El motivo de estos intercambios es que Calderón está buscando recursos para su nuevo partido que encabezará Margarita Zavala y las declaraciones que suceden en la corte de Brooklyn conspiran contra tal finalidad. El que se ventila en esos tribunales es un mundo del cual los empresarios mexicanos quieres estar lo más lejos posible porque muchos de ellos tienen activos empresariales, propiedades y socios en EU.

Esto incluye a la familia Baillères, que vienen siendo fuertes entusiastas de un nuevo partido que recupere la «pureza» conservadora. Un dato que no hay que olvidar: Baillères fue el máximo aportante de la campaña presidencial independiente de Margarita, hasta que comenzó la fallida operación para bajar a Meade y apoyar todos juntos a Anaya contra AMLO.

Siempre tan audaz y hábil en su cuenta de Twitter, ahora poco o nada dice Calderón de estas acusaciones que pesan en su contra. Solo atinó a mencionar que nunca recibió sobornos de nadie. En tanto el hermano de Margarita, Juan Ignacio Zavala, que fue protagonista del gobierno de su cuñado, nada dice lo que acontece en el juicio. Por ahora dedica sus columnas de El Financiero a hablar sobre el autoritarismo de AMLO, el derrumbe moral del PAN y las bondades del sistema republicano. Como siempre, fascinante.

El juicio contra Guzmán se va a convertir en un dolor de cabeza a este lado de la frontera si especialmente las declaraciones de los capos detenidos comienzan a ser sustentadas con pruebas y documentos. ¿Qué hará la justicia mexicana? ¿Hasta dónde sirve el argumento de que los emisores de tales dichos son criminales a la espera de varias condenas perpetuas?

Estos enigmas inquietan a Calderón y tal vez eso explicaría la reunión que esta semana tuvo durante poco más de dos horas con su ex colaborador, Germán Martínez, en un restaurante del sur de la CDMX. Martínez está nominado para el IMSS para el gobierno que viene. Llegó al cargo gracias al influyente hijo del presidente electo, Andrés López Beltrán.

A %d blogueros les gusta esto: